El mal “Aquí no hay quien viva”

Seguramente muchos de ustedes habrán visto en alguna ocasión la popular serie televisiva “Aquí no hay quien viva”. Las peripecias de sus personajes son un buen ejercicio de humor, pero nada tienen que ver con la realidad de las comunidades de propietarios. La presidencia de una comunidad no es una lucha por el poder. En general, no es siquiera algo que la mayoría de los vecinos desee asumir. Pese a ello, en una comunidad de vecinos debe haber un presidente, ya que éste ejerce la representación legal de la misma y asume la realización de algunas tareas.

Ahora bien: ¿es ésta la mejor manera de afrontar los retos que supone el día a día de una comunidad de vecinos, donde además del edificio y sus instalaciones, son pieza fundamental las personas que lo habitan? El caos que vemos en “Aquí no hay quien viva” indicaría que no. Que ir por libre no es la mejor manera de hacer que las cosas funcionen en el edificio donde vivimos, en la estructura que acoge el lugar donde pasamos buena parte de nuestro tiempo y donde tenemos una importante  parte de nuestro patrimonio personal y familiar.

 

Pero pese a que el sentido común nos debería concluir que ir por libre es un error, lo que podemos llamar “El mal de Aquí no hay quien viva” es que haya quien crea que, pese al caos, una comunidad de propietarios puede desarrollarse medianamente bien sin la ayuda de un profesional.

 

Mi experiencia, como administrador de fincas colegiado, es que las cosas van mejor en una comunidad si es administrada por un profesional que se dedique a garantizar el buen estado del inmueble, a resolver problemas y averías, a mediar en conflictos, a mejorar la eficiencia energética del edificio, a ahorrar gastos en su mantenimiento.

 

Y todo eso, en general, no lo tienen los señores Cuesta solos, por muy buena voluntad que pongan, o por mucha pasión que sientan hacia el liderazgo en una comunidad.

 

De cómo mejorar el funcionamiento del complejo engranaje físico y humano que es un edificio o una urbanización es de lo que tratará el Congreso Nacional de Administradores de Fincas que Santander acogerá el próximo mes de mayo. Del 14 al 16, administradores de fincas de toda España compartirán sus experiencias para defender un trabajo clave en el ámbito de la vivienda, que en España aún no es suficientemente reconocido.

 

 

Alberto Ruiz-Capillas

Presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Cantabria

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *